¿Un Nuevo Anticonceptivo?

Un nueva pastilla anticonceptiva ha entrado al mercado chileno. Pero, ¿es realmente algo novedoso o más de lo mismo? 

Los anticonceptivos orales (ACO), popularmente conocidas como “las pastillas” (the pills), llevan algo más de 50 años usándose. Estos ACO en su mayoría están elaborados con dos tipos de hormonas: estrógenos y progestágenos (simil de progesterona). Inicialmente los progestágenos eran muy androgénicos favoreciendo el acné y la retención de líquidos (edema). Por otro lado, la dosis de estrógenos era alta. Las siguientes versiones de ACO se han caracterizado por progestágenos menos androgénicos, pero principalmente, por ir reduciendo drásticamente los estrógenos. Quizá eso es lo que más ha caracterizado a estas nuevas generaciones de ACO. Y esto es muy importante porque es precisamente a los estrógenos a los que se les ha”culpado” de la mayoría de los efectos adversos importantes de los ACO.

Entre tales efectos adversos destacan la hipertensión arterial, las jaquecas, el edema; pero el más importante de todos es la posibilidad de provocar un tromboembolismo venoso (TEV) que en ocasiones puede llegar a ser fatal. Meses atrás apareció en los medios de comunicación el aumento de riesgo de un TEV con uno de los ACO más usados actualmente. Si bien es cierto que no se pudo comprobar una relación directa entre esas pastillas y el TEV, sí que es algo que nos inquieta a los médicos y tratamos de minimizar su aparición. Vale la pena aclarar que el riesgo de hacer un TEV por el uso de cualquier tipo o marca de ACO, no es tan alto como se cree, y este riesgo es menor al que normalmente está expuesta cualquier mujer embarazada. Dicho de otro modo una mujer embarazada posee el doble de riesgo de hacer un TEV que cualquier usuaria de una pastilla anticonceptiva.

Volviendo al tema que de este nuevo ACO, lo novedoso es que usa un tipo de estrógeno diferente al que contienen los ACO clásicos. Estos últimos contienen etinil estradiol (EE) un estrógeno sintético y que es en gran parte el responsable de la mayoría de los efectos adversos de los ACO, incluyendo los TEV. El tipo de estrógenos de estas nuevas pastillas es el estradiol, el mismo que producen los ovarios. Y al ser igual a lo que el cuerpo produce, provoca menos efectos adversos, menos edema, menos hipertensión arterial y sobretodo menos riesgo de TEV.

Pero esta nueva versión de ACO además de contener un estrógeno más natural, está asociada a un progestágeno también más amigable, más parecido a la progesterona que producen los ovarios. Es el nomegestrol, con menos efectos adversos respecto a los que hasta la fecha se han usado. Conviene señalar que el riesgo de TEV de los ACO no sólo se ha atribuido al EE, sino que también a ciertos progestágenos como son la ciproterona y la drosperinona
Nosotros que nos dedicamos al manejo de mujeres en la menopausia tenemos una amplia experiencia con el nomegestrol. Las características más importantes de este progestágeno es que no aumenta el riesgo de cáncer mamario, afecta muy poco la líbido y reduce la cantidad del sangrado menstrual.

Por lo tanto, creo que esta vez sí se trata de una novedad, y que se está iniciando una nueva generación de ACO, donde el EE será desplazado por el estradiol.