¿Cómo Nuestro Cuerpo Regula el Apetito?

 

El apetito se regula en una estructura del cerebro conocida como el hipotálamo.  El hipotálamo regula casi todas nuestras funciones básicas: la sed, el equilibrio del agua y de la temperatura de nuestro cuerpo, la tiroides, la lactancia, el crecimiento y las funciones reproductoras entre otras.

A su vez, el hipotálamo está estrechamente vinculado con áreas superiores del cerebro que reciben las informaciones del mundo externo, como son el olor y el sabor. Estos nos permiten escoger aquellos alimentos que nos traerán beneficios y placer, así como también el evitar aquellos que pueden ser dañinos para nuestra salud. Usted se habrá dado cuenta que casi todos los venenos tienen olor o sabor desagradable.

macaron-2462247_1280

 

 

Además, al hipotálamo llegan todas las señales emocionales y de estrés que ocurren en nuestro organismo. Por eso el apetito se altera fácilmente con cambios emocionales como la depresión, la angustia y la ansiedad.

 Algunos estudios han podido demostrar que el apetito es regulado por factores externos como los alimentos y la temperatura, y factores internos como el estrés, que genera una respuesta determinada, y por mecanismos gastrointestinales.

Cuando llegan alimentos al estómago, éste se distiende y manda una señal al hipotálamo.

Estimulan el apetito: Hormonas (grelina)

                                 Tentaciones (olores, sabores)

                                 Estrés

                                 Ansiedad

                                 Depresión

                                 Medicamentos

 

Frenan el apetito: Hormonas (leptina, obestatina)

                             Distensión gástrica

                             Cuerpos cetónicos

                             Estrés

                             Ansiedad

                             Angustia

                             Medicamentos

 

El estímulo realizado por las comidas en ciertos receptores ubicados en el tubo digestivo, enviarían una señal regulatoria del apetito hacia el cerebro. Los cuerpos cetónicos, que se producen al quemarse las grasas en nuestro organismo, actuarían directamente en el hipotálamo, frenando  el centro del apetito. Esto explica porqué las comidas grasosas nos satisfacen pronto.

Actualmente adquiere importancia una hormona, la obestatina que se libera cuando los alimentos llegan al  estómago y lo distienden.  Esta viajaría al cerebro y en un lapso de aproximadamente 15 minutos actuaría en el hipotálamo frenando el apetito. ¿Le ha sucedido que cuando usted está comiendo y lo interrumpen para atender el teléfono, por ejemplo, y que al volver a comer se le ha quitado el apetito?

 

Otras hormonas que se han descrito últimamente y que tienen bastante relación con la regulación del apetito y la generación de grasas en nuestro cuerpo, son la leptina, la grelina y la adiponectina

 Nuevas  Hormonas  Responsables de la Obesidad

Hormona    Sitio producción       Efecto
Leptina      tejido adiposo frenar apetito
Adiponectina      tejido adiposo reducir tejido adiposo
Grelina         estómago estimula apetito
Obestatina         estómago frena apetito

 

Ref. El Libro de la Mujer. Dr. Victor Perl. Editorial Aguilar